Nunca nadie me había pedido que publicase en este blog algo suyo, pero supongo que para todo hay una primera vez. Esta es la historia de X, el amigo anónimo, copiada tal y como él mismo me la envía:

X está invitado a la Image para celebrar el cumpleaños de una amiga.
A la hora de volver a casa sufre lo que es un calentón propio de su edad, pero hay algo que no sabe, el tío con el que saciara su sed de sexo le cambiará la vida. Para siempre y sin opción a retroceder en el tiempo.

Semana Santa/2013
X está de vacaciones con la familia y un día amanece con 39,5 de fiebre. Ante la preocupación va al servicio de urgencias del ambulatorio más cercano, donde le diagnostican unas anginas graves.
Dos semanas después y tras no notar ninguna mejoría vuelve de urgencias al hospital de su ciudad, donde por precaución y por no saberle decir que es lo que le ocurre le dejan ingresado.
En el hospital pasan las horas muy lentamente y aunque recibe visitas, nada consigue que la incertidumbre de no saber que es lo que le pasa salga de su mente.
Tras 15 días ingresado y haber perdido 13kg de peso llega el dia del alta medica. La enfermera le llama aparte a X para decir que es lo que le ocurre. Y por desgracia sus peores presagios se cumplen. Está infectado por VIH, su peor miedo. Su peor pesadilla.
Lo primero que piensa es en que pensarán sus padres, su hermana, su familia. ¿Y sus amigos? ¿Le darán de lado?
Poco a poco irá comprobando que nadie le aparta, nadie le mira raro, le aceptan, le apoyan y le siguen tratando igual que antes. Con una mejoría, se preocupan más por el y están pendientes de lo que le ocurre.

Lunes después de San Valentín/2014

X conoce por casualidad a J y tras cinco minutos hablando se acercan el uno al otro, para primero mirarse a los ojos, después sonreír y finalmente para besarse. Pasan los días y X y J quedan siempre a la misma hora en el mismo lugar para verse y darse el uno al otro lo que nadie más les da.
En esos encuentros empieza a nacer un sentimiento, de afecto, de cariño.
Y es en este punto en el que X descubre lo verdaderamente difícil que es vivir con VIH. ¿Como se lo dices o cuentas a quien te gusta? ¿Y si sale corriendo? ¿Y si te hecha en cara no habérselo dicho antes pese a que sea imposible transmitirlo por saliva?

PRESENTE/2014

Deciros que si, X soy yo, X es quien escribe esto. Y si, X dejó marchar al que ha sido hasta ahora el mejor tío que ha tenido por miedo y por no saber cómo decírselo.

Así que por favor, tu que lees esto, disfruta del sexo pero no dejes que te engañen como me hicieron a mí. Que por un engaño voy a tener que vivir con la duda de si tendré la suerte de haber nacido para el amor o si simplemente seré un guardián que cuide el amor de los demás.

Anuncios

¿Miedo dices?

— ¿No tuviste miedo?
— ¿Cómo? ¡Te olvidas de que estás hablando con un especialista en miedo! Las sombras, los escalofríos, son mi especialidad.
— ¡Bueno, los payasos no se pasan todo el día riendo! Podrías tener miedo de vez en cuando, ¿no?
— Bufff, nada que ver, nada que ver.
— ¿Y qué ocurrió con la chica que se escondía en tu corazón?
— Nunca regresó, entonces la reconstruí con los maravillosos recuerdos que me dejó y con granos de sueños que ella sembró un poco por todas partes de mí antes de marcharse. Modelé una esquina de mi sobra a su imagen, igual que Gepetto con Pinocho, pero en versión enamorada, salvo que yo nunca logré darle vida realmente. Sin embargo, ella aún me ilumina, y en ocasiones me quema porque no la olvido.

Versos prestados

Bendita la tranquilidad buscada por tu alma. Te acompaña, y yo la percibo. Tu voz es suave y delicada así como aterciopelada. Tus gestos faciales acompañan la suavidad de tu voz; y tus manos saben amoldarse a cada situación: bailan en el aire hasta señalar lo deseado, de tal forma que yo comprendo tu mensaje, y adicionalmente admiro sus formas.

~ Jota

Positive thinking

La historia de cómo, el día que menos lo esperabas y de la forma más casual, encuentras tu camino. No sabes como terminará, pero sabes como empezó, puede que el de hoy parezca sólo un pequeño paso, y de hecho, puede que lo sea, pero está dado y no necesitas ver el camino completo para darlo, el resto aparecerá a medida que caminas.

Versos prestados

Roma arde, dijo mientras se servía otra copa. Y sigo hundido hasta las rodillas en este río de mierda . Aquí llega, pensó ella, otra diatriba empapada en whisky sobre lo maravilloso que era todo en el pasado, sobre como nosotras, pobres almas perdidas, nacimos tarde para ver a los Stones o para esnifar coca como ellos en el estudio 54. Parece que todos nos hemos perdido todo aquello por lo que merece la pena vivir. Y lo peor de todo era que ella estaba de acuerdo con él.

Aquí estamos, pensó ella, en la cima del mundo, en el límite de la civilización occidental, y todos nosotros estamos tan desesperados por sentir algo, cualquier cosa, que seguimos chocando unos contra otros y jodiéndonos el camino hasta el fin de los tiempos.